Microplásticos y plancton se acumulan formando ‘líneas de basura’ en zonas marinas muy sensibles del Archipiélago

Microplásticos y plancton se acumulan formando ‘líneas de basura’ en zonas marinas muy sensibles del Archipiélago

La Expedición IMPLAMAC, del IU-ECOAQUA y la Universidad de Aalborg, identifica tres de estas acumulaciones en Zonas de Especial Conservación (ZEC) al sur de Gran Canaria y Tenerife, con gran peligro para tortugas y otras especies marinas

Una expedición formada por investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, pertenecientes al grupo de Ecofisiología de los Organismos Marinos (EOMAR) del Instituto Universitario de Investigación en Acuicultura Sostenible y Ecosistemas Marinos (IU-ECOAQUA), e investigadores de la Universidad de Aalborg, Dinamarca, han localizado tres zonas al sur de Gran Canaria y Tenerife donde se forman las llamadas “líneas de basura” (Marine Litter Windrows), franjas de acumulación de desechos marinos, con alta presencia de microplásticos, en las que también se concentran larvas de peces y restos de plantas marinas, lo que al mezclarse se convierte en un potencial peligro para las tortugas y otros animales marinos, que se acercan a alimentarse y se quedan atrapadas en redes y cabos.

1_Velero-Windfall-IMPLAMACMuestreo a bordo del velero “Windfall” durante la Expedición IMPLAMAC - ZEC en el municipio de Mogán

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio, que se llevó a cabo en Canarias dentro del proyecto IMPLAMAC del programa Interreg MAC 2014-2020, cofinanciado con fondos FEDER. Sus resultados han sido publicados recientemente en la prestigiosa revista Marine Pollution Bulletin, y entre sus conclusiones, sus autores indican que los esfuerzos de estudio, limpieza, y rescate de fauna marina en aguas de Canarias deberían centrarse en estos puntos concretos, ya que las Marine Litter Windrows concentran más del 90% de la basura flotante en el mar.

Los científicos analizaron la presencia de microplásticos flotantes y la abundancia de zooplancton en 15 puntos del archipiélago canario durante una expedición a bordo del velero “Windfall” en octubre de 2021, en el que navegaron durante dos semanas, desde Alegranza a La Gomera, recogiendo muestras.

El trabajo permitió detectar líneas de acumulación de basura, dos en el sur de Gran Canaria, y otra en el sur de Tenerife. Estas marine litter windrows concentran gran cantidad de basuras marinas, restos de redes de pesca y microplásticos, pero también restos de algas, plantas marinas y larvas de peces. Durante la campaña liderada por el IU-ECOAQUA de la ULPGC se encontró una tortuga enredada en una de estas líneas de basura al sur de Gran Canaria, que felizmente pudo ser rescatada y devuelta al mar por la tripulación.

Según pueden constatar estos científicos por su experiencia, es muy común encontrar tortugas que mueren enredadas en cabos y redes en estas líneas de basuras, cuando acuden en busca de alimento (restos de hojas de seba y peces), precisamente porque acaban enredadas accidentalmente debido a la gran presencia de basuras. De hecho, en estos puntos de acumulación, la concentración de microplásticos llega a ser mayor incluso que la de plancton.

2_Tortuga-IMPLAMACTortuga enredada en una red de pesca - ZEC en Teno-Rasca

En el estudio se pudo comprobar que las zonas de mayor concentración de microplásticos al sur de Gran Canaria y Tenerife coincidían con las zonas de especial conservación (ZEC) de Mogán y Teno-Rasca, respectivamente. Estas zonas albergan una gran biodiversidad que se está viendo afectada por la contaminación plástica, especialmente por las redes de pesca, las boyas a la deriva y la ingestión de microplásticos.

Las zonas ZEC tienen una importancia significativa para la protección de los organismos marinos, algunos de ellos protegidos como especies vulnerables o en peligro de extinción, como la tortuga boba (Caretta caretta), la tortuga verde (Chelonia mydas), el delfín mular (Tursiops truncatus), el delfín común (Delphinus delphis), el delfín gris (Grampus griseus), el calderón tropical (Globicephala macrorhynchus), el cachalote (Physeter macrocephalus) o la pardela cenicienta (Calonectris borealis). Todos estos animales son vulnerables a este tipo de contaminación, al enredarse, asfixiarse o ingerir gran cantidad de microplásticos.

Con Alex Campillo como primer autor, en el estudio ‘Búsqueda de zonas de acumulación de microplásticos flotantes en las Islas Canarias’ participaron también los investigadores e investigadoras del grupo EOMAR del IU-ECOAQUA Rodrigo Almeda, Ico Martínez, May Gómez, Alberto Navarro y Alicia Herrera; así como Alvise Vianello por parte de la Universidad de Aalborg de Dinamarca.

Accede al artículo a través de este link:  https://doi.org/10.1016/j.marpolbul.2023.115057

Gabinete de prensa Beatriz Díaz –  beatriz@mandarinacomunicacion.es – 620410871