Investigadores del IU-ECOAQUA y de la Universidad Técnica de Dinamarca analizarán la basura marina de la isla de Alegranza

Investigadores del IU-ECOAQUA y de la Universidad Técnica de Dinamarca analizarán la basura marina de la isla de Alegranza

Esta acción cuenta con la colaboración de WWF, del Cabildo de Lanzarote y del Ayuntamiento de Teguise, y se integra dentro del proyecto IMPLAMAC, que pretende crear un observatorio de la cantidad de microplásticos presentes en playas y en el mar de los archipiélagos de la Macaronesia y los contaminantes químicos asociados a ellos

Durante la expedición llevarán a cabo jornadas de puertas abiertas en cada isla orientadas a la sensibilización y educación ambiental

El grupo de investigación de Ecofisiología de Organismos Marinos (EOMAR) del Instituto Universitario ECOAQUA de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), junto con investigadores invitados de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU), se han embarcado este lunes en una campaña de investigación que durará dos semanas y que seguirá un itinerario que los llevará de Alegranza a la isla de La Palma. La expedición se realizará a bordo del Windfall, un velero de dos mástiles que fue construido en 1975 para el Doctor Fructus, quien fue director científico de COMEX y amigo y compañero del comandante Jacques Cousteau.

Esta expedición se enmarca dentro del proyecto IMPLAMAC (Evaluación del impacto de microplásticos y contaminantes emergentes en las costas de la Macaronesia), que pertenece a MAC2/1.1a/265, Programa de Cooperación INTERREG MAC 2014-2020, en el que participan la Universidad de La Laguna (ULL) y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) en Canarias, así como socios de Azores, Madeira y Cabo Verde. Con él se pretende crear un observatorio de la cantidad de microplásticos presentes en playas y en el mar de los cuatro archipiélagos, y los contaminantes químicos que tienen asociados.

Entre las actividades propuestas durante la expedición IMPLAMAC, se incluye la limpieza y clasificación de las basuras marinas en la isla de Alegranza, junto a WWF y gracias a la colaboración del Cabildo de Lanzarote y el Ayuntamiento de Teguise.

Por otra parte, dentro de las actividades científicas previstas durante la expedición está la recogida de muestras de microplásticos y zooplancton, en zonas de máxima acumulación y zonas menos afectadas por la contaminación. El objetivo es determinar, por un lado, la cantidad de microplásticos flotantes, y la relación entre los microplásticos y el zooplancton, que está en la base de la cadena alimentaria marina. Y por otro, analizar los contaminantes químicos que acumulan los plásticos y los posibles efectos en la salud de los organismos marinos.  

Para estudiar el efecto en los niveles superiores de la cadena trófica marina, está previsto analizar heces de cetáceos, en este caso de calderón tropical (Globicephala macrorhynchus), investigación que el grupo EOMAR realiza junto a la Asociación Tonina en Tenerife, un referente en la conservación de esta especie en las islas.

Para realizar estos estudios se utilizarán distintos tipos de redes, como una red manta que recoge plásticos y plancton en superficie, una red WP2 que lo hace en la columna de agua, y una bomba UFO, que puede analizar el agua a distintas profundidades.

 

Análisis de la afección de la actividad volcánica en La Palma

 

La expedición finalizará en la isla de La Palma, donde está prevista la toma de muestras de plancton para estudiar la afección de la actividad volcánica tanto a la estructura de la comunidad, como a su actividad metabólica y a su estado de salud, mediante el uso de biomarcadores. La realización de este muestreo dependerá en todo caso, de la evolución de la actividad volcánica y de la autorización de las autoridades competentes, siguiendo siempre las medidas de seguridad establecidas en cada momento.

Otro objetivo importante del proyecto es contribuir al conocimiento público de la problemática de la contaminación por plástico, realizando distintas acciones de sensibilización y educación ambiental. En este sentido, durante la campaña se realizarán jornadas de puertas abiertas al público, dónde los participantes podrán subir a bordo para observar el trabajo que realizan los científicos, ver las muestras y datos que se han obtenido e informarse sobre el peligro que supone la contaminación por microplásticos para los organismos marinos.